Seis ciudades y sus postres más famosos

Blog sobre viajes y turismo, nacional e internacional, caro y barato

Seis ciudades y sus postres más famosos

By

Entre los muchos placeres que nos regala un viaje se incluye el placer de degustar la gastronomía de cada lugar, especialmente cuando de postres se trata. Por tal motivo, la guía de viajes Lonely Planet, elaboró una lista de seis ciudades y sus bocados dulces más distintivos:

- Delicia turca, en Estambul: en 1777 un famoso pastelero otomano se estableció en Estambul y, en el Old Town, abrió una primera tienda con su nombre donde inventó deliciosos caramelos y joyas de gelatina llamados lokum o Turkish Delight, como se los conoce en todo el mundo. Estas delicias hechas a base de almidón y azúcar están espolvoreadas con azúcar glas y rellenas de pistache, avellana o nuez. Se venden en cajas decoradas, lo que los convierte en el regalo perfecto.

- Tarta de queso, en Nueva York: si bien es un postre europeo que data de 1400, los neoyorkinos se han apropiado de su historia y del pastel de queso estilo Nueva York. La versión inmortalizada en 1921 por Leo Lindemann, se elabora a base de queso crema,

- Gelato, en Florencia: El rico postre helado se lo debemos a dos cocineros italianos del Renacentismo italiano del siglo XVI que inventaron un postre congelado a base de natillas de leche, yema de huevo, azúcar y vino dulce al que posteriormente se le agregaría frutas de temporada.

- Gula Melaka, en Malasia: se prepara sagú (bolitas de fécula de maíz), azúcar de palma y leche de coco; es un postre tradicional que raramente se sirve fuera de casa pero puede encontrárselo en algunos restaurantes de Malasia, particularmente en Melaka. - Waffles o gofres de Bruselas: a diferencia de los turistas, los belgas nunca añaden crema batida, chocolate o algún otro ingrediente que nos sea mantequilla y un poco de azúcar espolvoreada a esta galleta triangular en forma de rejilla.

- Pastel de Nata, en Lisboa: el pastel de nata, hecho con crema agria, leche y huevo, era una especialidad de monjas y monjes medievales que elaboraban dulces para vender.

Un empresario compró la receta cuando el convento cerró y abrió la Casa Pastéis de Belém, donde poco a poco los pastelillos de nata se volvieron todo un éxito. Hoy en día se venden alrededor de 10 mil pastelillos diarios espolvoreados con canela.

Foto: El Universal

Seis ciudades y sus  postres más famosos

Tags:
turismo |



Viajes y turismo